La experiencia de la expedición (un primer relato casi improvisado)

 

Durante estos días hemos celebrado en Tarragona el primer encuentro del Seminario Expéditions, junto a nuestros colegas de Rennes y Varsovia. Es el primero de tres seminarios que tendrán continuidad en noviembre en el barrio de Praga (Varsovia) y en el barrio de Maurepas ( Rennes). Hemos expuesto y puesto en común los hallazgos que hemos alcanzado tanto a nivel individual como a nivel colectivo. Hallazgos de las expediciones de sociólogos, sociolingüistas, antropólogos, educadores sociales y artistas.
Quiero escribir aquí muy someramente sobre mis hallazgos a dos niveles, uno a nivel personal y otro como académico.
Empezaré por en el ámbito académico. El proyecto Expéditions, en particular los expedicionarios (artistas, científicos sociales y educadores sociales) han contribuido sin saberlo a la generación de un tipo de sociología (de intervención social) al que llamamos sociología de la proximidad y que consiste en situar en el centro de la acción al sujeto de la propia acción. El esquema temporal de las residencias ideado por Romain Novel ha contribuido al logro de la experimentación no invasiva. Ayer, tras la jornada, lo comentaba con mis buenos amigos Pascal, Annelis y Marion. A una pregunta de Marion del porqué de tres semanas, yo lo expuse con esta analogía: la primera semana se puede concebir desde un punto de vista impresionista; la segunda semana, desde un punto de vista realista; y la tercera semana desde un punto de vista expresionista. Utilicé esta analogía consciente de que Marione es profesora de arte en la universidad de Rennes.

Mis largas charlas con David Dueñas, sociólogo de las tres residencias, me llevan a confirmar esta analogía.

En cada una de las residencias los científicos sociales han tenido que hacer un esfuerzo considerable para integrar(se) su conocimiento a realidades distintas. La sociología de la proximidad, por su flexibilidad metodológica, posibilita esta inmersión.
Desde el punto de vista personal, hay un refuerzo que quiero señalar en la línea de la distinción que hace Pascal Nicolas-Le Strat. No es lo mismo compartir colectivamente un objetivo que compartirlo de forma “común”. Creo que hemos logrado compartir ideas y objetivos de forma común, además de colectiva, cuando hemos intervenido en los barrios populares de las tres ciudades. Esta idea-fuerza se presenta muy poderosamente en la actividad conjunta de los expedicionarios. Hemos creado un lenguaje común sobre los barrios populares y sus gentes, que no es poco. Trabajar con educadores sociales (constatando la realidad inmanente) y con artistas que proyectan ideas, imágenes y actividades con la gente de los barrios, ha sido una fuente de información especial pero también un aprendizaje inaudito para el sociólogo acostumbrado a la teoría y a la encuesta.
Quiero agradecer la implicación y el debate abierto sin condiciones a todos y a todas los participantes en la jornada.

 

Laisser un commentaire